PROCEDIMIENTO | OZONOTERAPÍA

¿Qué es?

La Ozonoterapia es una terapia integrativa que se basa en la utilización del gas ozono, como agente directo o indirecto, para el tratamiento de un gran número de trastornos o enfermedades y/o regeneración biológica celular. Con la ozonoterapia se logran importantes resultados que se revierten en el mejoramiento de la salud, lo cual nos lleva a asegurar que el ozono médico es vida.

Esta terapia está siendo utilizada en casi todos los países del mundo ya que cuenta con más de un siglo de ser descubierta y con un gran arsenal de estudios científicos que avalan su utilización en las diferentes modalidades hasta hoy establecidas internacionalmente.

Dr. José manuel Trinidad Martín-Arroyo | Unidad del Dolor | España

¿Cómo se aplica

La ozonoterapia es considerada una terapia natural, ya que el ozono es una variedad del oxígeno formado por 3 átomos del elemento oxígeno. El ozono en medicina se aplica por diferentes vías que van a depender del efecto que se esté buscando en cada persona, o mediante sustancias ozonizadas para tratamientos tópicos u orales.

¿Para qué se utiliza?

Entre los efectos biológicos de este gas aplicado en la salud se encuentran:

  • Aumenta el metabolismo del oxígeno en el organismo ya que provoca mejoramiento en el transporte, absorción y utilización del oxígeno lo que facilita mayor capacidad metabólica de las células y consecuentemente restablecimiento la funcionalidad de las células y tejidos enfermos o deteriorados por los años.
  • Regula el estrés oxidativo, siendo capaz de estimular las enzimas y sustancias celulares antioxidantes que se encargan de eliminar el exceso de actividad oxidante relacionada con las enfermedades como el parkinson, alzheimer, enfermedad lateral amiotrópica, diabetes, hepatitis C, hipertensión arterial, obesidad, cáncer, VIH positivo, entre algunas de los cientos de enfermedades vinculadas al estrés oxidativo.
  • Controla el sistema inmunológico favoreciendo el equilibrio en el funcionamiento de este sistema contra las enfermedades infecciosas, reumáticas, cáncer, obesidad y otras.

  • Actividad germicida de amplio espectro, la ozonoterapia es altamente eficaz en el tratamiento de enfermedades infecciosas provocadas por virus, bacteria u hongos;
  • Efecto analgésico y antiinflamatorio, neutraliza mediadores neuroquímicos de la sensación dolorosa, facilitando la metabolización y eliminación de mediadores inflamatorios como histaminas, quininas, etc.

  • Efecto regenerador capaz de promover la regeneración de diferentes tipos de tejidos, resultando de gran utilidad en la cicatrización de lesiones de difícil curación, en ulceraciones, en los tejidos articulares, en medicina estética, etc.

Estas disímiles propiedades terapéuticas del ozono hace posible que la ozonoterapia sea empleada en un gran número de enfermedades de diferentes etiologías, entre ellas, en los accidentes cerebro vasculares, diabetes, hernias discales, enfermedades inmunológicas, cardiopatías isquémicas, parkinson, demencia senil, insuficiencia venosa y arterial, giardiasis, procesos sépticos, retinosis pigmentaria, glaucoma, escaras, herpes simples, herpes zoster, tineapedis, como adyuvante en la rehabilitación física, entre otras.

En el tratamiento del dolor ya sea agudo o crónico se emplea la ozonoterapia en osteoartritis, artritis reumatoide, artrosis, fibromialgia, dolor lumbar y cervical, neuropatías de diferentes orígenes, cefaleas a repetición, dolor oncológico, dolor crónico agudizado, etc.

En general, la ozonoterapia produce una mejoría significativa de muchos procesos fisiológicos del organismo, mejorando la calidad de vida y capacidad de trabajo, con efectos duraderos en el tiempo. Igualmente compensa y retarda el deterioro que se va produciendo en el organismo con el envejecimiento.

Procedimientos que se realizan en nuestro Centro

Introducción terapéutica de volúmenes de sangre del propio paciente mezclada previamente con el gas ozono. Esto permite introducir directamente los metabólitos activos, obtenidos por la reacción del ozono con diferentes biomoléculas, al torrente circulatorio a través de una vena. El objetivo de esta técnica es obtener una acción terapéutica rápida.

Consiste en la extracción de un volumen de sangre mezclada con un volumen igual extraído previamente del gas ozono en una jeringuilla e inyectada en el tejido muscular profundo que está provisto de abundante irrigación sanguínea. El volumen sanguíneo a extraer es mucho menor (5mL) que en la AHTM.

Con este procedimiento se obtiene un efecto rápido y menos invasivo teniendo como ventaja de que puede ser utilizado sin riesgos en pacientes pediátricos, portadores de diferentes patologías que requieren de las acciones terapéuticas del ozono. También se puede recomendar en casos que no se pueda utilizar otras vías.

Es la introducción del ozono directamente en la cavidad sinovial de una articulación (como por ejemplo en rodilla, hombro o codo).

Es la introducción del ozono en el tejido muscular profundo. Las inyecciones intramusculares depositan el medicamento en la profundidad del tejido muscular, donde una gran red de vasos sanguíneos puede absorberlos con facilidad y rapidez.

Es la introducción del gas ozono en la musculatura para vertebral, correspondiente al disco herniado. Este procedimiento no difiere marcadamente de la técnica de medicación intramuscular convencional en el glúteo, ya que ayuda a depositar el medicamento en la profundidad del tejido muscular, donde una gran red de vasos sanguíneos puede absorberlos con facilidad, rapidez y logrando la disminución del dolor.

Es la aplicación local del ozono en heridas, lesiones o úlceras de los miembros superiores o inferiores, mediante la utilización de una bolsa de nylon. Las aplicaciones locales del ozono han permitido sorprendentes y favorables resultados en procesos sépticos localizados, debido a sus propiedades germicidas que contribuye a eliminar la infección, logrando así la cicatrización de la herida. También se ha utilizado en la preparación de heridas con diagnóstico quirúrgico para trasplante de piel, así como para evitar otras complicaciones, por ejemplo, las amputaciones.

Es la aplicación local del ozono mediante una cápsula de silicona o de cristal utilizando vacío. Puede ser empleado en el tratamiento de fístulas, lesiones, úlceras por decúbito, queratitis, entre otras.

Contacte con nuestro Centro

TopBack to Top
× Consulta aquí